Páginas vistas en total

viernes, 12 de septiembre de 2014

La Diada en Cataluña y la "liada" de Salvador Sostres.

La Diada. 
(11 de septiembre de 1714, caída de Barcelona por tropas borbónicas)

Un pueblo que celebra una derrota convirtiéndola en una victoria, claramente, está ofreciendo al mundo un mensaje fuerte y determinante, y además, indica su magnífica personalidad y seguridad en sí mismo como pueblo.

El pueblo catalán, sin embargo, no tiene por qué demostrar nada. Ni al resto de sus compatriotas españoles, ni a sus vecinos europeos ni a la aldea global, si nos ponemos. Carece de esa necesidad porque a lo largo de la historia lo ha probado absolutamente.

Pero y si finalmente, el pueblo de Cataluña opta por votar en un referéndum, a todas luces ilegal por su naturaleza anticonstitucional, llevados por el llamamiento a una absurda e, incluso, antitética desobediencia civil, YO como español, y por ende catalán, manifiesto mi deseo de votar en tal plebiscito. Porque no quiero que ese territorio que es tan mío como del señor o señora que vive en las Ramblas, tenga más derecho que yo a defender y luchar por lo que también es mío por nacimiento. Yo no soy ni quiero sentirme un ciudadano de segunda clase, aunque algunos, como veremos más abajo, intenten lo contrario. Así pues, no voy, no quiero y no puedo dejar escapar tan fácilmente, como ciertos círculos oportunistas y sinvergüenzas les gustaría, parte de mi identidad como español; puesto que la grandeza del pueblo español radica, entre otros fenomenales pilares, en una variedad multicultural única.

La liada de Salvador Sostres.

Ayer, fallecía Emilio Botín. Hombre de finanzas. Aunque realmente, ayer fallecía un ser humano. El resto: su relevancia social será juzgada a medida que pase el tiempo y el prudencial duelo que este trágico acto, la muerte, conlleva. 

Seamos cautos a la hora de elogiar o envilecer el nombre y la memoria de nadie, puesto que, los españoles, solemos tener la misma facilidad para elevar a los altares como relegar a los infiernos a todo hijo de vecino.

Tal vez, este señor, el de la foto, el cual se llama Salvador Sostres, y colabora con el diario "El Mundo", debería ser igual de cauto, sobre todo, cuando en los tiempos que corren, se atreve a publicar, gracias a que vivimos en un estado de derecho, democrático y libre, palabras como las que a continuación cito;

"QE MUERA un pobre es importante para los familiares pero que muera un rico es trágico para España. Lo fundamental en un país son sus ricos y la turba es intercambiable. Lo que da identidad, elegancia y distinción a un Estado son sus millonarios".


Aquí os dejo el enlace para el que lo quiera leer integro: 
http://www.elmundo.es/opinion/2014/09/10/54109fa722601dc41f8b45b4.html

En fin, ojalá, alguien me llame ignorante y me diga: "¡Atontao, lee con atención!"

El tema, señores, es que yo soy parte de la turba....



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi Ping en TotalPing.com
Licencia de Creative Commons
Historias de un sombrero by Ricardo Shauferman is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 3.0 Unported License.