Páginas vistas en total

sábado, 27 de septiembre de 2014

Los cojones de Su Santidad el Papa, y otras cuestiones

Detrás de esa sonrisa afable, del gesto amable, casi dulce, y esas sienes nevadas, con su inmaculado manto blanco, atuendo inequívoco de Santo Padre, se esconde una fuerte personalidad que se ha propuesto renovar y limpiar la Iglesia comenzando por donde ninguno tal vez se atrevió antes: sus sacerdotes, obispos y cardenales.

Así pues, después de cientos de años de usos y abusos, de miedo y miserias, de oscurantismo, el Papa coge las riendas de la iglesia, y toma decisiones como la de, ¡por fin!, atajar, denunciar y castigar a los pederastas como ha sido el caso del ex arzobispo Jozef Wesolowski, bajo arresto domiciliario en la Ciudad de Vaticano, y en cuyo ordenador personal se encontró abundante material pornográfico infantil. 

También, S.S. ha empezado a hacer otro tipo de limpieza, una limpieza que debería haber empezado el difunto y muy querido para mi, Juan Pablo II. Y es la destitución fulminante del Obispo paraguayo de la Diócesis de Ciudad Este. Este último, bajo supuesta sospecha de proteger a un sacerdote acusado también de abusos, se defiende diciendo que sufre una persecución ideológica por pertenecer al Opus Dei... en fin... ¡Bienvenida la escoba que ha de barrer a toda esa basura, que tanto daño le ha hecho a la fe católica y a la iglesia, tanto en los actos de pederastia como en aquellos que pertenecen a un sectario grupo que deforma las verdaderas raíces del cristianismo!

Jordi Pujol 1 - Resto del Mundo 0.

Salió al campo de juego esgrimiendo su mejor arma: su talento para oler el miedo, y sus años de servicio así mismo y a unos pocos para contraatacar, y ¡sabe Dios que lo hizo bien! En ese utópico derby llevó la ventaja de su técnica de jugador de despiste con amplia visión de juego. Regateó, y disparó no sólo una sino muchas veces sobre la escuadra dejando al cancerbero patidifuso y atónito. 

En sus botas, la goleada de la victoria. Ese humilde hombrecillo jubilado de mirada entre dormida, tras sus amplias y vetustas arruguillas, desmontó la defensa de sus contrincantes, y como si se tratara de un verdadero cocinillas con cinco estrellas "Michelin" le dio la vuelta a la tortilla. Hoy todavía se escucha el entonar del "Mea culpa" de los parlamentarios catalanes, que con grandes aspavientos se golpean el pecho.

Y, mientras, en algún lugar de España, un pobre diablo estará siendo fichado por robar una barra de pan, o algunos estarán despiertos esperando a que llegue el tipo del juzgado para desahuciarlos, con el cerrajero y la nacional, o alguna madre se mesará el cabello pensando en que pronto está el día en que tenga que darle a sus hijos un bocadillo imaginario, o las lágrimas y lágrimas de los que por vergüenza, se muerden los adentros; mientras, este señor, y otros muchos, se ríen de los peces de colores, con la panza llena, y los bolsillos repletos de monedas, porque esta es la justicia que impera en esta cenicienta tierra, la justicia de cuánto más grande es la fechoría menos miserable pareces.

Aguirre, Gallardón, y otros políticos del montón.

Aguirre
Decía Esperanza Aguirre sobre el asunto del aborto, algo que me ha parecido sensato no tanto en su contenido como en su forma. El aborto es ante todo un fracaso, un fracaso que nace de la falta de comunicación y el mal uso de la información. La comunicación inexistente entre padres e hijos, cada vez más distantes, más amigos de escribirse a través del teléfono que de enfrentarse en un cara a cara. Esa falta de comunicación que conduce a la soledad y al fracaso.

Y por otro lado el mal uso de la información, porque si bien es cierto que existe información, incluso saturación de información, de nada sirve si no se aplica correctamente. Pero, ¿a quién culpamos de esto? El que esté libre de culpa que tire la primera piedra...
Gallardón

En ese orden de elementos, el ahora ex ministro de Justicia, dimitía ante el fracaso de su idea de reemplazar la ley del aborto. Mérito tiene, eso es cierto, el que haya sido consecuente con sus ideas, y haya preferido una retirada a tiempo, a quedarse con la cartera, y que algún romántico desalmado, tirando de hemeroteca le pusiera algún día los colores con aquello de "donde dije digo, digo Diego". 

Y es que eso del aborto, es algo tan difícil de valorar... que ni yo mismo en mi inmensa y frívola ignorancia soy capaz de defender o atacar... 

Los tres pechos.

Y para acabar, algo tan cómico como pavoroso. (Modo chiste) ¿Saben aquel que diu... de esa joven que se puso tres pechos? Pues eso, que ahora dicen, los que entienden de moda, que si esto triunfa, se colmarán las clínicas de señores que querrán añadir una tercera mano para el tema palpatorio. Y siendo justos, en este impío mundo en el que vivimos, quién puede decirles que no!








sábado, 20 de septiembre de 2014

La niña la feria II y final.


Decía Samuel Langhorne Clemens, más conocido por Mark Twain, escritor estadounidense, que vivió a caballo entre el siglo XIX y principios del XX, y famoso, entre otros, por sus libros: "Las aventuras de Tom Sawyer" o "Las aventuras de Huckleberry Finn", lo siguiente:

 "Es mejor tener la boca cerrada y parecer tonto, que abrirla y demostrarlo". 

Y sin duda alguna, si lo reflexionamos por un momento, tiene más razón que un mundo, o lo que es lo mismo, que es meridianamente meridiano, y ¡válgame la redundancia! 

 Y sin duda, también, estas palabras son sobradamente apropiadas, para que tomen ejemplo y testigo, tantos y tantos bocazas, ganapanes y sopabobas que andan por las viñas del Señor, destripando terrones de tierra seca y yerma. Que hay muchos y muy variados, hombres y mujeres que en toda su condición, se han ganado el apelativo de "idiotas de remate". Que en ciudades y pueblos, pedanías y demás reductos abundan como las bacterias, los parásitos y las garrapatas que no por cojoneras son más o menos miserables. (En mi caso particular, puedo asegurar que vivo rodeado de algunas). 

Yo, los que me conocen, saben que tengo las dos vertientes, aquél que habla por los codos, como los borrachines de taberna irlandesa, y aquél impávido que de ufano rostro, se mantiene alejado del mundanal ruido. Pero en ambos casos, y con vehemencia, reclamo para mí el hecho del saber estar. Algo así como que es tan importante el contenido como el continente, lo que se dice como el tono en que se dice.

Hace unas semanas, manifestaba desde aquí mi incredulidad y vergüenza ante los hechos que habían ocurrido en la feria de Málaga y la violación, hoy desmentida, de una cría, por parte de cinco tipos. Os aseguro que como hombre de fe, pero sobre todo como padre de dos chiquillas, me hubiera armado de un buen cuchillo jamonero, y los hubiera "ensartado", o eso creo que haría. Por supuesto, no le aconsejo a nadie que se tome la justicia por su mano, no está jamás justificado, hasta que, imagino, los actos se justifican solos... aunque esto sería tan discutible como inmoral e ilícito dependiendo desde el punto de mira que se viere y observare. 

Pero, no entraré en este debate, que ahora no viene a lugar. 

Por supuesto, el linchamiento, que cada vez queda más relegado a pueblos de baja estima hacia su justicia, sean de la naturaleza que sean, son ante todo, innecesarios, terribles y tildan al ser humano de algo que desgraciadamente nos caracteriza, nuestro lado más perverso y ciego. Ese sentido de masa que enfervorizada nace y se mueve bajo la batuta de alguien más astuto y perverso. Claro, que en un País de panderetas como el nuestro, el linchamiento moral y mediático fue, es y seguirá siendo, tan tradicional como la sardana, la empanada de bonito, el carbón de S.M. los Reyes Magos de Oriente, o el turrón de Xixona. Algo tan inherente a nosotros, que casi se podría hacer "Marca España" si no fuera por la connotación negativa que tiene. 

Si fuera un pozo de petróleo, el "deslenguamiento", viviríamos mejor que en los países importadores del famoso e idolatrado oro negro.

Hace unas semanas, decía, rasgaba mis vestiduras hablando de lo acontecido, pero no en sí del hecho, que por sí era deplorable y vil, sino más bien de aquella masa enfervorizada que jaleaba la puesta en libertad de los hasta entonces supuestos culpables confesos (según las versiones del diario o telediario que leyeras o vieras). Esa era realmente mi indignación. 

También, en esas semanas, pudimos comprobar otro hecho igualmente desaprobado que fue la pareja que llevada por la pasión, se dedicaron a arrumarse en un parque de Ferrol. Donde en "encabalgador" tenía una ORDEN de ALEJAMIENTO sobre la "encabalgada". Cuestión esta que pasó por alto mucha gente, la cual tomó a mofa, sin darse cuenta de la gravedad de la misma, no en el acto en sí, sino en el incumplimiento per sé en ambas partes de un dictamen judicial. 

En ambos casos, se tensó la ley, se jugó con la justicia y la fe del pueblo hastiado.

Y es que ahora, que se sabe que la "niña de la feria" había mentido por miedo/vergüenza a la humillación de una posible publicación del vídeo de sus relaciones con varios hombres. Ahora, se lee en diferentes medios, que hubo testigos que afirman que era ella quien buscaba las castañas en el horno. Es ahora, no antes. Antes, no hubo testigos o por los menos no los hubo que declararan con vehemencia.

Lo que hay ahora, es el que por ignorancia o por demagogia, se rasga la toga a lo senador romano, y arranca de cuajo las columnas de su sagrado templo, donde se ubica su sana conciencia social y clama al cielo pidiendo una justicia poética para todos aquellos, cuya vara de medir fue en su momento igual de tamaño pero con la mecha más corta. Así pues, yo digo: que todos debemos quedar contentos. Contentos los que desde un primer momento, entre otros los que ahora claman al cielo, porque se ha descubierto que la culpable y mala era ella. Contentos los que siendo supuestamente acusados ahora son absueltos. Contentos los que no creían en la justicia y ven que esta funciona, aunque sea con pasos cortos y vacilantes, Y contentos aquellos que creen en ella porque han visto que el movimiento se demuestra andando. Para el resto, un perrito piloto. 

Y, si me lo permiten, e imagino que sí porque esto lo escribo yo, me gustaría terminar diciendo que el pecado de uno no exculpa la atrocidad de muchos, y que en ocasiones es mejor pasarse de indignado que pasar de todo.

viernes, 12 de septiembre de 2014

La Diada en Cataluña y la "liada" de Salvador Sostres.

La Diada. 
(11 de septiembre de 1714, caída de Barcelona por tropas borbónicas)

Un pueblo que celebra una derrota convirtiéndola en una victoria, claramente, está ofreciendo al mundo un mensaje fuerte y determinante, y además, indica su magnífica personalidad y seguridad en sí mismo como pueblo.

El pueblo catalán, sin embargo, no tiene por qué demostrar nada. Ni al resto de sus compatriotas españoles, ni a sus vecinos europeos ni a la aldea global, si nos ponemos. Carece de esa necesidad porque a lo largo de la historia lo ha probado absolutamente.

Pero y si finalmente, el pueblo de Cataluña opta por votar en un referéndum, a todas luces ilegal por su naturaleza anticonstitucional, llevados por el llamamiento a una absurda e, incluso, antitética desobediencia civil, YO como español, y por ende catalán, manifiesto mi deseo de votar en tal plebiscito. Porque no quiero que ese territorio que es tan mío como del señor o señora que vive en las Ramblas, tenga más derecho que yo a defender y luchar por lo que también es mío por nacimiento. Yo no soy ni quiero sentirme un ciudadano de segunda clase, aunque algunos, como veremos más abajo, intenten lo contrario. Así pues, no voy, no quiero y no puedo dejar escapar tan fácilmente, como ciertos círculos oportunistas y sinvergüenzas les gustaría, parte de mi identidad como español; puesto que la grandeza del pueblo español radica, entre otros fenomenales pilares, en una variedad multicultural única.

La liada de Salvador Sostres.

Ayer, fallecía Emilio Botín. Hombre de finanzas. Aunque realmente, ayer fallecía un ser humano. El resto: su relevancia social será juzgada a medida que pase el tiempo y el prudencial duelo que este trágico acto, la muerte, conlleva. 

Seamos cautos a la hora de elogiar o envilecer el nombre y la memoria de nadie, puesto que, los españoles, solemos tener la misma facilidad para elevar a los altares como relegar a los infiernos a todo hijo de vecino.

Tal vez, este señor, el de la foto, el cual se llama Salvador Sostres, y colabora con el diario "El Mundo", debería ser igual de cauto, sobre todo, cuando en los tiempos que corren, se atreve a publicar, gracias a que vivimos en un estado de derecho, democrático y libre, palabras como las que a continuación cito;

"QE MUERA un pobre es importante para los familiares pero que muera un rico es trágico para España. Lo fundamental en un país son sus ricos y la turba es intercambiable. Lo que da identidad, elegancia y distinción a un Estado son sus millonarios".


Aquí os dejo el enlace para el que lo quiera leer integro: 
http://www.elmundo.es/opinion/2014/09/10/54109fa722601dc41f8b45b4.html

En fin, ojalá, alguien me llame ignorante y me diga: "¡Atontao, lee con atención!"

El tema, señores, es que yo soy parte de la turba....



domingo, 7 de septiembre de 2014

Las Meninas de Ferrol, los abducidos de Santiago, y la madre que nos parió.

Circula por la red un rumor, que aunque me abruma, al mismo tiempo me agrada; el cual dice, ajustándose a justicia, que soy uno de esos tipos atractivos y carismáticos, que ha puesto de moda la barba pelegrina e indigente, con reservas espaciosas para las sobras de comida, y la ropa ecléctica, mezclando un zapato de charol con unos vaqueros revenidos, y unas bermudas de paseo con una camisita de boda o domingo de Ramos. Y, como digo aunque abrumado, también me siento muy honrado, de que las señoras de bien, y también, las que más bien son picaruelas, picantonas y promiscuas me tengan en su ranking especial de fantasías dactirales.

Las Meninas vuelven a Ferrol, al barrio de Canido, un año más, aunque cabría preguntarse si alguna vez desde que aparecieron se habían ido. Yo, que soy mucho, de gastar gasolina recorriendo el centro de Ferrol por Canido, las veo sinuosas y serpenteantes, durante todo el año, en esas añejas, por no decir viejas fachadas de un antiguo barrio, que con tiritas y buenas artes de arquitectura callejera por parte de sus vecinos, mantiene en pie. Otra cosa, es que la autoridad competente tome cartas en el asunto, antes de que éste, el asunto, se venga abajo, y se haga miguitas de pan y cascote que se pirrarán las gaviotas de fieros ojos azules. Que no se “escoñe” como la casa de Carballo Calero, y acabe para el arrastre… de escombros. Me pregunto qué pasaría y qué pensarían los miles de peregrinos que llegan a Santiago de Compostela, y su casco histórico se cayera a cachos y trozos. ¿Alguien puede imaginar ver la “Berenguela” rodando por la plaza de la Quintana? ¿Y el muro de las “Pelayas” “emboquetado” dejando ver las vergüenzas e intimidades de las monjitas? Y, ¿qué es eso que rueda? ¡Ah, sí!, las uvas de la Casa de la Parra, que se convertirían en las “uvas de la ira”, rodando que te rueda escalerillas a bajo… Y podría seguir… pero para qué, si en llegando a Ferrol los cruceros de teutones y normandos, los apelotonan en autobuses de cortinillas bajadas, y se los llevan apresurados para que no contemplen lo que se les avecina…

(Ex Casa del Escritor Carballo Calero, en Ferrol)

    •           This is the typical Ferrolana House, with galería a la altura of the ground!
    •           Excuse, Sir, and the wall? Where is the wall?
    •          Oh, yeah, yes, Pink Floyd…. For there…
Dicen que las Meninas nacen con un fin reivindicativo, las Meninas de Canido, que las del gran Velázquez, descansan en el Museo del Prado, ajenas a sus jóvenes hermanas, réplicas modernas que inspiradas en lo agónico, lo trágico, lo triste, lo humorístico, lo sarcástico, lo impredecible, lo mítico, lo exagerado, lo legendario no son más que un crisol de la personalidad del Ferrolano. Una personalidad, que da tanto miedo como responsabilidad llevar sobre la espalda.

Y volviendo a las redes sociales, las cuales, como en otrora había sido cierta publicación en papel cuché, me corona como uno de esos ejemplarizantes ferrolanos del siglo XXI, me he encontrado un vídeo sobre las declaraciones de Stephen Hawking, cuando recibió el premio Fonseca, dónde, el prestigioso científico, abala la teoría de que no estamos solos en el universo, y además aconseja vehementemente que nos alejemos de los alienígenas.

Sobre el punto de que no estamos solos en el universo, me hace recordar cierta clase de ciencias naturales de principio de los ochenta, en La Salle, cuando alguien le preguntó al profesor, don Antonio, qué opina sobre el tema. Él, sin sopesar la respuesta ni un ápice, o sea sin dudar, dijo que creía firmemente que debía haber vida inteligente en el universo, además de nosotros. Dios en su infinita sabiduría y poder no ha podido dejarnos solos, sino que ha debido crear criaturas iguales a nosotros (o de cualquier forma) para disfrutar de él.  Siempre me he sentido totalmente de acuerdo con él. No sé si en el contenido o la forma, pero sí en el resultado final. Aquéllos que hayan tenido la suerte de encontrarse en alta mar, fuera de la contaminación lumínica habrán podido comprobar la grandiosidad del firmamento, de ese estelar manto que rodea nuestro pequeño planeta azul, y no me puedo creer que en alguna parte de ese infinito espacio no exista otra forma de vida mirando hacia él y pensando lo mismo que yo.

Cuestión diferente es lo que en contrapartida al consejo de Hawking sobre no aproximarse a los alienígenas, extraterrestres o formas de vida inteligente de forma o no humanoide, ha contrapuesto el presidente de la asociación de abducidos (no sé si de Galicia o solamente de Santiago), que se podrá ver más abajo.

Cristalino es que cada uno es de su padre y su madre, y para muestra un botón. 



martes, 2 de septiembre de 2014

El irresponsable señor Alcázar y el pre adolescente Pedrín. II

Si ayer comentábamos que el señor Alcázar se mostraba un tanto irresponsable con su actitud hacia el pre adolescente Pedrín, creo que no seríamos justos si hoy no nos centráramos en diferentes situaciones del joven y rebelde Pedrin.

Llegados a este punto, quiero confesar que no soy un especialista en las aventuras de Roberto Alcázar y Pedrín, pero, igualmente, haré un análisis somero, fácil y frívolo.

El Pedrín machista.

cómo podemos observar en esta viñeta, nuestro pre adolescente, no considera "natural", que una mujer entre en un bar.

Las mujeres deben estar en su casa y haciendo sus labores, mientras los hombres, en cambio, pueden ir a todo tipo de eventos y por supuesto, a beber a los bares.

Tal vez, esta mentalidad surge de sus escasos recursos educativos. Debemos pensar, que a tenor de lo que se puede sacar de la primera historieta de la saga "Los piratas del aire", Pedrín aparece como un polizón que se ha introducido fraudulentamente en el "Neptunia", un buque con destino a Buenos Aires, todo lo cual, como decía, nos hace pensar en que puede tratarse de un huérfano, o por lo menos, un miembro de una familia totalmente desestructurada de clase media. Por supuesto, aunque escasa, su cultura bebe de las fuentes del pueblo, de ahí su gran variedad de expresiones populares.

El Pedrín Popular.
("Toma del frasco, Carrasco")

El Pedrin descontento socialmente.

No podemos saber exactamente cuales son sus orígenes, pero como podremos ver en la siguiente viñeta, sus orígenes podrían residir en una familia desestructurada de clase media - baja. Su padre sería un trabajador del sector naval que después de toda una vida se iría al paro por una reconversión industrial, dejando un hogar desecho económica y anímicamente. Como resultado, Pedrín podría optar por dos caminos: la droga o el discurso fácil, que últimamente vuelve a emerger en algunos países europeos, el racismo.

El Pedrín maltratado.

Por supuesto, este pre adolescente que ha tenido que abandonar su hogar y su país, e imigrar al Nuevo Mundo en busca de un futuro mejor, también encuentra sus trabas, y así en la siguiente viñeta lo vemos siendo objeto de maltrato.


En resumen, la azarosa vida del pre adolescente Pedrín esta basada en los siguientes desfragmentados pilares: un hogar desecho, escasa cultura, y una baja autoestima, que se refleja en su chulesca aptitud. Esperemos que a lo largo de sus aventuras, el irresponsable señor Alcázar sea capaz de darle a este muchacho lo único que realmente ansia, el calor de un verdadero hogar.

lunes, 1 de septiembre de 2014

El irresponsable señor Alcázar y el joven Pedrín.


Imagino que en los tiempos que corren, este tipo de comportamiento por parte del Señor Alcanzar estaría fuera de lugar, sería ilegal, y cuando menos habría un nutrido grupo de personas comprometidas socialmente manifestándose a la puerta de la Editorial donde se hubiera o hubiese publicado... Entiendo, que se habrían tomado acciones legales, naturalmente, contra el dibujante, el redactor, el director de la revista, y entiendo, que incluso contra la señora de la limpieza.

Y no entremos en la debacle de hombre maduro que vive con pre adolescente sin escolarizar.

¡Me mondo!

Mi Ping en TotalPing.com
Licencia de Creative Commons
Historias de un sombrero by Ricardo Shauferman is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 3.0 Unported License.