Páginas vistas en total

sábado, 27 de septiembre de 2014

Los cojones de Su Santidad el Papa, y otras cuestiones

Detrás de esa sonrisa afable, del gesto amable, casi dulce, y esas sienes nevadas, con su inmaculado manto blanco, atuendo inequívoco de Santo Padre, se esconde una fuerte personalidad que se ha propuesto renovar y limpiar la Iglesia comenzando por donde ninguno tal vez se atrevió antes: sus sacerdotes, obispos y cardenales.

Así pues, después de cientos de años de usos y abusos, de miedo y miserias, de oscurantismo, el Papa coge las riendas de la iglesia, y toma decisiones como la de, ¡por fin!, atajar, denunciar y castigar a los pederastas como ha sido el caso del ex arzobispo Jozef Wesolowski, bajo arresto domiciliario en la Ciudad de Vaticano, y en cuyo ordenador personal se encontró abundante material pornográfico infantil. 

También, S.S. ha empezado a hacer otro tipo de limpieza, una limpieza que debería haber empezado el difunto y muy querido para mi, Juan Pablo II. Y es la destitución fulminante del Obispo paraguayo de la Diócesis de Ciudad Este. Este último, bajo supuesta sospecha de proteger a un sacerdote acusado también de abusos, se defiende diciendo que sufre una persecución ideológica por pertenecer al Opus Dei... en fin... ¡Bienvenida la escoba que ha de barrer a toda esa basura, que tanto daño le ha hecho a la fe católica y a la iglesia, tanto en los actos de pederastia como en aquellos que pertenecen a un sectario grupo que deforma las verdaderas raíces del cristianismo!

Jordi Pujol 1 - Resto del Mundo 0.

Salió al campo de juego esgrimiendo su mejor arma: su talento para oler el miedo, y sus años de servicio así mismo y a unos pocos para contraatacar, y ¡sabe Dios que lo hizo bien! En ese utópico derby llevó la ventaja de su técnica de jugador de despiste con amplia visión de juego. Regateó, y disparó no sólo una sino muchas veces sobre la escuadra dejando al cancerbero patidifuso y atónito. 

En sus botas, la goleada de la victoria. Ese humilde hombrecillo jubilado de mirada entre dormida, tras sus amplias y vetustas arruguillas, desmontó la defensa de sus contrincantes, y como si se tratara de un verdadero cocinillas con cinco estrellas "Michelin" le dio la vuelta a la tortilla. Hoy todavía se escucha el entonar del "Mea culpa" de los parlamentarios catalanes, que con grandes aspavientos se golpean el pecho.

Y, mientras, en algún lugar de España, un pobre diablo estará siendo fichado por robar una barra de pan, o algunos estarán despiertos esperando a que llegue el tipo del juzgado para desahuciarlos, con el cerrajero y la nacional, o alguna madre se mesará el cabello pensando en que pronto está el día en que tenga que darle a sus hijos un bocadillo imaginario, o las lágrimas y lágrimas de los que por vergüenza, se muerden los adentros; mientras, este señor, y otros muchos, se ríen de los peces de colores, con la panza llena, y los bolsillos repletos de monedas, porque esta es la justicia que impera en esta cenicienta tierra, la justicia de cuánto más grande es la fechoría menos miserable pareces.

Aguirre, Gallardón, y otros políticos del montón.

Aguirre
Decía Esperanza Aguirre sobre el asunto del aborto, algo que me ha parecido sensato no tanto en su contenido como en su forma. El aborto es ante todo un fracaso, un fracaso que nace de la falta de comunicación y el mal uso de la información. La comunicación inexistente entre padres e hijos, cada vez más distantes, más amigos de escribirse a través del teléfono que de enfrentarse en un cara a cara. Esa falta de comunicación que conduce a la soledad y al fracaso.

Y por otro lado el mal uso de la información, porque si bien es cierto que existe información, incluso saturación de información, de nada sirve si no se aplica correctamente. Pero, ¿a quién culpamos de esto? El que esté libre de culpa que tire la primera piedra...
Gallardón

En ese orden de elementos, el ahora ex ministro de Justicia, dimitía ante el fracaso de su idea de reemplazar la ley del aborto. Mérito tiene, eso es cierto, el que haya sido consecuente con sus ideas, y haya preferido una retirada a tiempo, a quedarse con la cartera, y que algún romántico desalmado, tirando de hemeroteca le pusiera algún día los colores con aquello de "donde dije digo, digo Diego". 

Y es que eso del aborto, es algo tan difícil de valorar... que ni yo mismo en mi inmensa y frívola ignorancia soy capaz de defender o atacar... 

Los tres pechos.

Y para acabar, algo tan cómico como pavoroso. (Modo chiste) ¿Saben aquel que diu... de esa joven que se puso tres pechos? Pues eso, que ahora dicen, los que entienden de moda, que si esto triunfa, se colmarán las clínicas de señores que querrán añadir una tercera mano para el tema palpatorio. Y siendo justos, en este impío mundo en el que vivimos, quién puede decirles que no!








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi Ping en TotalPing.com
Licencia de Creative Commons
Historias de un sombrero by Ricardo Shauferman is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 3.0 Unported License.