Páginas vistas en total

lunes, 25 de agosto de 2014

Sexo en Ferrol.


Hoy no me voy a romper la cabeza con tesituras, que al fin y al cabo, tal vez no lea nadie, aunque este extremo, particularmente, tampoco me estresa demasiado, solo lo justo y necesario. Hoy, como decía, presentaré los hechos como el fiscal que ante el “gran jurado”, sabedor de que tiene el juicio ganado, y en siendo blanco y en botella, normalmente es leche, lo deja para sentencia.

Con la venia, Señoría.

Os dejo el siguiente enlace
 [http://www.lavozdegalicia.es/noticia/ferrol/2014/08/24/policia-local-ferrol-sorprende-pareja-amor-parque-infantil/00031408906237773627729.htm],


en el cual se relata cómo después de varias llamadas por parte de padres que estaban con sus hijos en el parque del Cantón, imagino que a la altura del Beirut y compañía, se percataron de que una pareja hacía el amor, y llevados de esa ancestral pasión, yacían desnudos en pleno día y en plena calle, y a pleno pulmón, meciendo sus sudorosos cuerpos, gimiendo y contoneando sus pelvis en sinuosos movimientos ardientes.

Una patrulla se personó y los detuvo.

(Podría imaginarme la escena: Cantón, cinco de la tarde, pareja “copulativa” practicando un 69. Un agente se acerca un tanto titubeante y avergonzado. Se compone y con voz enérgica les dice, mientras se lleva la mano a la visera a modo de saludo:

  • Disculpen, y que aproveche. ¿Podrían ustedes cesar en su actitud y vestirse, por favor?)

En fin, hasta aquí, todo podría quedar en algo anecdótico. Esa historia escatológica que se cuenta cuando se reúnen varias parejas para cenar en algún local de picoteo, o que se acaba relatando al final de una jornada de trabajo entre cerveza y chato de vino.

Pero, la realidad, nuevamente, supera a la ficción. El tipo, de este dúo, que acababa de salir de prisión recientemente, tenía dos órdenes de alejamiento sobre la tipa, con la cual copulaba en plenos jardines.

Y es que leyendo estas noticias, uno se pregunta, hasta cuándo y cuánto algunos desarrapados pueden seguir tensando la justicia y las leyes. Esas leyes hechas verbo en la justicia que deben nacer para proteger a los ciudadanos, y se convierten en un artífice de chifla y burla en manos de algunos y algunas. Que hacen que hechos tan terribles como violaciones, violencia de género, agresiones, y un dramático etc.…. sean en sus manos sucias una suerte de risas, más parecida a un guión de película barata de los años setenta.

Ya lo mencioné al principio de este cuento, hoy no me propongo ni defender lo indefendible, porque no tiene excusa, ni debatir lo que no tiene más ejercicio, que ser juzgado por todos y por quien corresponda en su justa medida.

Nada más, Señoría.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi Ping en TotalPing.com
Licencia de Creative Commons
Historias de un sombrero by Ricardo Shauferman is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 3.0 Unported License.